viernes, 15 de junio de 2018

miércoles, 30 de mayo de 2018

Un placer

Un placer haberles hablado a los chavales de cuarto de ESO del IES Manuel de Falla de Puerto Real (Cádiz), de naturaleza, naturalistas y como acercarse a ella. Me lo he pasado genial, espero haberles dado el empujoncito para animarlos a observarla y aprender mucho de ella. 

Gracias chicos!!


lunes, 21 de mayo de 2018

jueves, 17 de mayo de 2018

Trampa para pájaros artesanal. Arte ilegal.

Nunca nos habíamos topado con una trampa para cazar pájaros tal como ésta, que por desdicha de las pequeñas aves aún tristemente se siguen poniendo en el campo. Se trata de una trampa de lazo, y normalmente se usa para cazar zorzales. Aunque esta parece que estaba adaptada a otro tipo de pajaritos, en la imagen, lo que parece un zarcero. Se trata de una tanza, en este caso de nylon, de la cual se cuelgan unos pequeños lacitos, como los devastadores lazos para carnívoros, pero en miniatura. Obtengo información de que antes estos lazos se hacían con cerdas de pelo de caballo. 

Lo curioso de esta trampa de lazos es su elaboración. Se componía de  dos aros fabricados con ramas de acebuche, a la cual le atravesaba otra fina rama que se había seleccionado y que lo sujetaba a la vez a la rama de un árbol. Todo muy cuidadosamente seleccionado y elaborado. La tanza iba sujeta a estos aros y enganchada a ella los pequeños lazos Sin lugar a dudas es una trampa artesanal de las de antes y que imagino requiere de un rato entretenido para ser colocada, no creo haya muchos que las hagan en la actualidad.

Este zarcero tuvo el trágico final de engancharse en uno de estos lazos y terminar asfixiado, la imagen era lamentable. También obtengo información, de que estas trampas no solo son un peligro fatal para las aves, sino que se han dado casos en los que al ave atrapado acude una comadreja que a la vez cae en otro de los lazos también... Así que toda una lindeza de trampas que espero ya se vayan perdiendo, aunque las perchas por desgracia sí que siguen a la orden del día...


miércoles, 2 de mayo de 2018

Visitando al pasado

Hace un par de años tuvimos un inesperado encuentro con unas tumbas antropomorfas muy particulares, se hallaban en uno de esos sobrecogedores rincones de los Alcornocales, recuerdo que hice una entrada sobre ellas en su momento. La cantidad de tumbas talladas en la roca arenisca que caracteriza a estos parajes es impresionante, aunque la mayoría de ellas son de difícil de acceso ya que se encuentran en terreno privado. No me cabe duda de que aún quedan muchas, muchísimas por descubrir, igualmente pasa con las innumerables pinturas rupestres que adornan cuevas y covachas del territorio.

El otro día volvimos a visitarlas, quería visitarlas y sentarme un rato a su lado. Por si alguien recuerda relaté que seguramente se trataba de una familia. El conjunto de tumbas están talladas en dos bloques de rocas diferentes, pero uno al lado del otro. En uno de ellos, el más grande, se encuentran las tumbas de dos adultos, una parece mayor que la otra  así que deduzco que la mayor es la tumba de un hombre y la otra de una mujer. Ambas  se encuentran orientada a la salida del sol. En el otro bloque de roca algo más pequeño, pero más elevado, se encuentra la tumba de un bebé, o de un niño muy pequeño de edad, es una tumba muy reducida. También se encuentra orientada a la salida del sol. No tengo ninguna duda, de que se trataba de una familia, una pequeña familia, y tengo la sensación de que murieron a la misma vez, y así mismamente fueron enterrados de esta particular forma.

Se encuentran dentro de un bosque de alcornoques idílico, rodeados de paz y tranquilidad, estoy segura que si no la tuvieron en vida, la encontraron después de la muerte en este lugar. Recuerdo que el día que las encontramos sentí esa paz. Esta vez, la volví a sentir, a partir de ahora les llamaré, mis amigos.





viernes, 27 de abril de 2018

sábado, 7 de abril de 2018