jueves, 18 de agosto de 2016

Las libélulas también migran

Así es aunque pase desapercibido, algunas libélulas africanas cruzan como las aves y ayudadas por los vientos el Estrecho de Gibraltar hasta alcanzar la Península Ibérica. Se dice que es el calentamiento global y las mayores temperaturas alcanzadas lo que está propiciando que cada vez sea mayor el número de estas especies las den el salto. Y es que el cambio climático ya está en marcha y los hábitats se encontrarán cada vez más afectados y condicionados por ello. Especies que en la actualidad habitan nuestra península, principalmente las que ocupan cotas altas irán desapareciendo, y otras nuevas especies que hasta entonces no eran comunes se instalarán. Empieza la cuenta atrás...



jueves, 11 de agosto de 2016

El erizo veloz

Sí, los erizos también corren, y además son unos buenos atletas... Para comprobar esto solamente hay esperar a que desenvuelvan su bola de pinchos, y entonces se comprobará cual velocidad son capaces de alcanzar...


Como siempre, gracias por vuestra visita

domingo, 17 de julio de 2016

jueves, 16 de junio de 2016

miércoles, 1 de junio de 2016

Enigmáticos Alcornocales...

Ay..., qué de secretos encierran estos Alcornocales. Estoy segura, que quien conozca un poquito estas intrincadas sierras, coincidirá conmigo en pensar que sus bosques acogen en sus entrañas grandes misterios sin resolver. En el corazón de su abrupto monte, existen zonas totalmente inaccesibles, impenetrables, donde la vegetación encubre lo inesperado.

Fueron estos bosques de quejigos y alcornoques el mejor refugio de bandoleros, de los desterrados y de los expulsados. En el se establecieron repúblicas independientes, poblados ocultos, con escondrijos jamás desvelados. Aconsejo la lectura de  la novela "Nubes en el corazón", de Juan Pino Palma, no tiene desperdicio.


Pero remontándonos años atrás, nada menos que a la prehistoria, sus abrigos y oquedades, propios estos de afloramientos de areniscas que componen la geología de estas sierras, nos desvelan que dieron cobijo a los pobladores del Neolítico y al hombre del Paleolítico. Ello nos lo cuentan la multitud de pinturas rupestres dispersas por muchos de sus rincones, algunas incluso pertenecientes al Paleolítico inferior.



Pinturas rupestres en el Bacinete

Otros de los grandes misterios que esconden estos bosques, son la multitud de tumbas antropomorfas diseminadas por gran parte de su territorio. Consisten estas, en tumbas excavadas y talladas en la roca y que adoptan forma humana. La ausencia de restos, utensilios, herramientas en ellas o cerca de ellas, no permiten datar a que edad pertenecieron y qué pobladores realizaban este tipo de enterramientos. Hay diversas hipótesis por parte de numerosos autores, algunas sugieren que podrían pertenecer a la Edad Media, por un lado algunos opinan que podrían ser romanas, otras teoría apuestan a que podrían ser de origen visigodo, otras mencionan el origen fenicio, y otras apuntan a que podrían pertenecer al Neolítico por la cercanía de algunas a cuevas con arte rupestre. O puede que haya de todo y estas tumbas se excavaron desde el Neolítico hasta la cultura más inmediata. Las hay con forma humana bien definida donde se aprecia perfectamente donde se situaban la cabeza y los pies, pero también las hay con forma simplemente ovaladas. En alguna se ha encontrado una tapa, consistente en una gran piedra plana con la misma forma, pero son muy pocas, no sé si dos o tres, incluso no se puede afirmar que todas estuviesen tapadas. No existen más restos o indicios a su alrededor. Tampoco se conoce que tipo de enterramiento se llevaba a cabo, si es que realmente lo era. Hay quien opina que incluso podrían haberse utilizado para momificar, aunque parece se descarta por la climatología de la zona. Todo lo que rodea a estas tumbas es un enigma sin resolver.



Tumbas antropomorfas del Bacinete

Esto me lleva a contaros un pequeño encuentro con unas de estas tumbas, puede que ya estén catalogadas por los entusiastas y científicos arqueólogos que han recorrido parte de estas tierras, aún tengo que consultarlo, pero no es extraño el descubrimiento de nuevas tumbas o pinturas rupestres sin catalogar por estos lares. Aún así, no deja de ser interesante este inesperado hallazgo en un inesperado lugar del interior de sus húmedos bosques.

Fue curioso como llegué hacia ese montículo rocoso. En una parada mientras caminábamos disfrutando de esta esplendorosa primavera, levanté la mirada y me llamó la atención una de las elevaciones rocosas emergentes entre los alcornoques, se situaba en una ladera. Algo me inquietó y me impulsó a acercarme, me imaginé como siempre que podrían esconder alguna madriguera o indicio de la fauna silvestre de la zona que tanto me apasiona. No sé exactamente qué, pero algo me decía que debía acercarme a aquellas rocas que afloraban en el interior del alcornocal.

Tras superar la roca principal, mi sorpresa fue el encontrar sobre la superficie dos tumbas, una situada al lado de otra y orientadas en la misma dirección. Las tumbas permanecían cubierta de vegetación, musgos y líquenes, ombligos de venus habían crecido en su interior, lo que las hacía aún más espectaculares. El montículo en el que se hallaban era rectangular y la superficie aparentemente plana, sin lugar a dudas el lugar sobre el que se tallaron había sido cuidadosamente elegido. Pero la sorpresa no acababa aquí...



Justo encima de estas tumbas había otro promontorio emergente algo más pequeño, y algo me decía que podría también albergar algo. Al rebasar la elevación constaté que efectivamente otra tumba yacía sobre ella. Pero en este caso se trataba de una muy muy pequeña, se deducía que debió pertenecer a la tumba de un niño de muy escasa edad. De las tumbas que he podido visitar en los Alcornocales no recuerdo una de niño de estas dimensiones, quizás es posible que pudiera pertenecer a un bebé. Seguí inspeccionando la zona pero no pudimos encontrar más en este enclave, quizás no lejos puede, pero tampoco llegamos a adentrarnos más.



Entonces comencé a dar rienda suelta a la imaginación y pensar a quienes pudieron pertenecer, o que tipo de hechos sucedieron para dar lugar a este enterramiento. La cercanía de la tumba del bebé a las dos de los adultos nos desvelaban que seguramente se trataba de una familia, en la siguiente imagen os muestro la distancia, en primer lugar la pequeña y en segundo lugar la roca donde se situaban las dos tumbas en teoría, de los dos adultos. Las tres estaban orientadas en la misma dirección, aunque los autores coinciden en que la orientación de estas tumbas no tienen una causa justificada, pues se han encontrado tumbas orientadas en todas direcciones incluso dentro del mismo grupo.

¿Qué pudo pasar?, ¿que trágica situación llevó a la muerte a esta pequeña familia?, ¿a quienes pertenecieron?, ¿a qué época...?, ¿pertenecieron a los fenicios, a los visigodos?, ¿podrían pertenecer al Neolítico? Estas cuestiones nunca tendrán respuesta, solo cabe dejar correr la imaginación, para alentar a seguir investigando sobre ellas y poder esclarecer, si es que se puede, algunos de los misteriosos secretos que envuelven estos alcornocales...

Solo os puedo decir una cosa, en el lugar donde se encontraban, se sentía paz...




Como siempre gracias por vuestra visita. Si estás interesado en saber algo más sobre las tumbas antropomorfas en la provincia de Cádiz, sugiero la lectura del siguiente artículo redactado por el arqueólogo Vincent Jenkins: 

file:///C:/Users/Asus/Downloads/Dialnet-LasTumbasAntropomorfasDeCadizFormaFechaYFinalidad-4792005%20(1).pdf