martes, 13 de octubre de 2009

Un día cualquiera...

He titulado esta entrada así para mostraros la cantidad de cosas que se pueden llegar a observar y fotografiar en una pequeña salida a cualquier lugar donde haya un poco de naturaleza..., cosas que pueden pasar desapercibidas, pero que si prestamos un poquito de atención las veremos sin lugar a dudas... Os pongo aquí un ejemplo de una pequeña jornada a un pinar cerca de donde vivo...

Como siempre, cuando llevo más de dos días sin hacer fotos me entra una necesidad urgente de desenfundar la cámara y disparar a lo primero que vea..., así que teniendo libre esa mañana cogí mi equipo y decidí acercarme no muy lejos, el pinar que cae cerca de mi casa era ideal, un pulmoncito verde donde puedes disfrutar de la naturaleza y respirar un poco de aire puro... Me pongo andar por un camino ya habilitado para ello, pero como cuando salgo al campo prefiero aislarme un poco de los humanos, me desvío por otros caminos menos transitados y donde solo puedo escuchar el sonido de los pájaros... Mientras camino me sorprende como las sabinas están cargadas de polen, el simple soplar de una suave brisa hace que se forme una nube en el ambiente, no muy apta para alérgicos, pero como tengo la suerte de no padecer alergias puedo detenerme a observarlo..., el color de las ramas cargadas en contraste con el verde me parecen muy bonitas, algo que merece ser captado, por ello cojo la cámara que ya llevo enganchada y me dispongo a sacarle unas tomas..., después en mi pantalla podré disfrutar de ese bonito color que tenían ese día las sabinas...


Siguiendo mi camino observo que las tunas o chumberas brillan hoy de una forma especial, sus púas parecen afiladas espadas amarillas, y el sol incide sobre ellas dejando su sombra en la carnosa planta, me parece una composición muy bonita...


Ahora paso por el lado de unas lagunas saladas, aquí en verano se pude llegar a alcanzar salinidades muy altas..., solo pudiendo vivir en ellas aquellas especies especialmente resistentes... Hoy el día está tranquilo y a penas sopla el viento, la laguna parece un espejo donde se refleja toda la vegetación..., me llaman la atención unas viejas ramas que parecen estar mirándose al espejo, esta imagen solo se puede apreciar los días tranquilos como hoy, esta imagen también decido llevármela en mi tarjeta...



Observando las ramas desvío la mirada a un lado y observo un grupo de una de esas especies resistentes de las que os he hablado, son un grupito de lisas a las que la escasa profundidad deja ver a la perfección..., aprovecho y hago otro disparo...


Levanto la cabeza y una garceta se aproxima volando sobre los pinos, intento también captarla aunque sea en su lejanía...


Sigo caminando, estas flores amarillas me acompañan por todo el sendero, no sé de que especie se trata pero su colorido en estas fechas me llama mucho la atención, así que intento sacar una de esas bonitas ramas...


En una charca un viejo tronco también parece mirarse al espejo, parece que permanece allí desde hace mucho tiempo, y aunque parece que seguirá allí por mucho tiempo más, decido hacer constancia de él...



Veo multitud de libélulas emparejadas que están decidiendo el mejor lugar donde alojar sus huevos, con rápidos acercamientos a la superficie y en un instante de tiempo son liberados en la charca..., tras observarlas un buen rato, esta imagen me parece de lo más interesante...


Siguiendo mi camino veo que entre las hierbas asoma una pequeña seta, parece que las primeras lluvias ya han empujado su aparición, echo cuerpo a tierra y me dispongo a sacarle unas tomas..., no sé si seré rara pero el sentir la tierra tan pegada a mí me produce una sensación de bienestar muy agradable, siento su contacto y su olor, yo creo que ni en el mejor de los spa estaría tan bien como en ese instante en el que miro por el visor de mi cámara...



Cuando ya tengo suficientes tomas me levanto y sigo mi camino..., me encuentro con estas otras espigas de flores, tampoco sé de que especie se trata, pero me llevo una toma para poder identificarla...




Veo otra imagen, los lentiscos parecen que tienen sus frutos, el contraste del rojo y el verde intenso del lentisco hacen una bonita composición así que decido sacar una toma de una rama cargadita de ellos...


Sigo caminando, las libélulas están ahora voleteando sobre las ramillas que sobresalen, algunas se posan dejando sus alas descansar y luciendo sus bonitos colores, aprovecho este instante para fotografiarla...


Bajo mis pies estas florecitas blancas también me llaman la atención, me recuerdan mucho a la flor del jazmín...


Y estas otras parecen pequeñas campanitas iluminadas, su disposición también me parece muy curiosa...


Sigo caminando y hay multitud de saltamontes camuflados sobre la tierra, de no ser por mis pasos nadie diría que están allí, pero mi pisar los asusta y dan saltos y pequeños vuelos hacia un lugar más seguro...



Tratando de fotografiarlos, me veo rodeada unos bichillos verdes que corretean por la arena, parecen una especie de chinche, también tienen alas pero parece que sobre tierra se encuentran más a gusto..., así que también aprovecho a sacarle unas fotos...


Siguen las libélulas posándose sobre las ramas, sus bonitos colores hacen que no me pueda resistir a detenerme y llevarme unas últimas tomas más antes de marcharme...





Ya llega la hora de irme, creo que el pequeño paseo me ha dejado bastante satisfecha, al menos he podido pulsar el disparador de mi cámara y disfrutar de un trozo de naturaleza...Cómo véis en una pequeña salida de estas podremos encontrar y observar multitud de cosas interesantes, son pequeñas cosas con las que he disfrutado, pequeñas pero grandiosas a la vez... Espero que os hayan gustado estas imágenes, sencillas pero hechas con mucha ilusión... Gracias...

6 comentarios:

Una senderista. dijo...

Las pequeñas coasa hacen grande el mundo y esos detalles quedan maravillosos en la fotos

Antonio. dijo...

Achissss!!!, perdón…, es por la primera foto, preciosa pero con esta alergia… Tienes arte fotógrafa!!! , y tus textos enganchan. Genial !!!.Felicidades.

Sera dijo...

Un paseo muy gratificante y mas,al lado de casa!!Unas fotos muy bonitas...

jlmel dijo...

Bonito paseo, y lo que mas me sorprende es que cuando lo leo parece que lo he escrito yo.
Soy de los que opinan que no hece falta ir muy lejos para recibir estos regalos de la madre naturaleza.

Saludos
Jose Luis

Abi E. dijo...

Hola Esmeralda, no has deajdo títere con cabeza en esta salida, jajajajaja.

Buena mañana la que has pasado por el pinar, disparando con tu cámara de fotos, para mostrar después en el Blog y delitarnos un poquito.

Un beso

Tomás dijo...

Leer tu entrada es como dar ese paseo, parece que se traslada uno.
La tuya es la actitud buena para salir al campo, donde se puede encontrar todo tipo de cosas interesantes. A mi me pasa igual, lo mismo me llama la atención un bichillo que una planta o que un venado. En todo hay algo que se puede observar y aprender.
Un saludo.