lunes, 29 de noviembre de 2010

Por la Sierra Norte de Sevilla

Hola a todos..., hoy os quiero enseñar un lugar increíble, y del que no sabía que tenía tanta y tanta riqueza, se trata de la Sierra Norte de Sevilla. En una visita que hicimos el club fotográfico recorriendo varios lugares de la zona, pudimos contemplar algunos paisajes y rincones de gran belleza que existen en este lugar...

Para dar unas pequeñas nociones en la sierra norte de Sevilla nos encuentramos una de las vías verde que se han ido realizando ulitmamente, que son como ya sabemos senderos realizados a partir y aprovechando antiguas líneas ferroviarias en desuso. La vía verde de la Sierra Norte de Sevilla discurre entre los pueblos de Constantina, San Nicolás del Puerto, Cazalla..., donde se situaban las antiguas estaciones de tren, y es acompañada en su recorrido por el espectacular río Hueznar, que nos deja a su paso preciosos paisajes y acogedores rincones... En esta visita no hicimos el sendero de la vía verde como tal, solo nos limitamos realizar un itinerario por varios puntos de esta sierra y por lo que discurre la vía, pues la sierra norte tiene muchísimo que ver y en un día no da tiempo a ver a penas algunos lugares..., comienzo el recorrido...

En primer lugar visitamos el coto minero del cerro del Hierro y las impresionantes formaciones rocosas de calizas de este lugar, formaciones que me recordaron muchísimo al Torcal de Antequera, pero con un colorido, diferente... En el cerro del hierro existía una explotación minera, de la que encuentras diversas muestras de ella cuando paseas por el laberinto de rocas, como casas en ruína, restos de las instalaciones, maquinaria... Antes de introducirnos en el monumento rocoso karstico, una especie de cortijo abandonado que permanecía en pie gracias a sus resistentes muros nos detuvo un rato... Las casas abandonadas y en ruína me intrigan muchísimo, puede porque sus rincones te hacen imaginar todo aquello que allí se vivió y sucedió solo observándolos, sus ventanas sus puertas, objetos que aún quedan cubierto de polvo... También me resulta muy atractivo fotografiar sus muros en ruína, paredes desconchadas, puertas y ventanas..., el como la vegetación poco a poco se va apoderando de ella, y también resultan ser el escondrijo de muchos animales, todo esto me intriga y me encanta... Así que saqué algunos detalles, este tipo de fotos me gusta mucho pasarlas a blanco y negro, así parece que te hacen retroceder en el tiempo y tienen aún más encanto...






Tras haber explorado un poco y fotografiado los recovecos del este cortijo, en dirección al cerro del hierro esta pequeña charca afloraba a sus pies, enmarcada por una tierra roja y de agua turbia, aún así dejaba reflejar las nubes como un espejo...



Cotinuando, desde lejos ya se podían observar las impresionantes rocas calizas contrastadas con tonalidades de color rojo, color rojo de los minerales ferrosos por los que aquí se decidió establecer y realizar esta actividad minera...





Aunque el día estaba muy nublado, estos contrastes de la tierra y las rocas, junto con algunos árboles salteados como chopos e higueras a los que la otoñada ya le había empezado a amarillear las hojas, daban un aspecto muy bonito...






Nada más entrar al recinto rocoso ya se podía observar el vestigio de una cantera que daba testimonio de la extracción minera, en dicha cantera se observaba una entrada a lo que fuere uno de los túneles usados por los mineros para adentrarse al interior del aglomerado de rocas. También afloraban algunas charcas más, no sé si por el resultado de las últimas lluvias o por las aguas freáticas...






Conforme nos adentrábamos por los caminos se observaban cada vez más las formaciones de rocas que parecían puras figuras esculpidas, como resultado de la erosión de las lluvias y vientos...








Por los caminos seguían apareciendo algunas de las construcciones del poblado, que seguramente habían sido habitadas por los trabajadores de la mina o donde se realizaban otras actividades...








El paisaje rocoso no dejaba de sorprender con sus impresionantes rocas y sus colores ferrosos..., un lugar para pasar muchas y muchas horas fotografiando...





También en el interior de esta grandes rocas se encontraban túneles y pasadisos en los que también se llegaban a encontrar algunos indicios de los habitantes de la zona, como este túnel donde se encontraban las cuatro paredes de una habitación incrustada en las entrañas de la montaña, y donde curiosamente en el fondo se hallaba esta especie de caja fuerte...





Bueno, hasta aquí fue la gratificante visita al cerro del Hierro, pero teníamos mas puntos que visitar antes de que la tarde cayese, así que seguimos el itinerario previsto, o lo que nos diese tiempo... Ahora nos dirigimos hacia la ribera del río Hueznar, nos pasamos por uno de sus tramos donde se pueden observar unas bonitas cascadas, aunque la luz aún era muy dura y la vegetación creaba zonas de luces y sombras, algunas cosillas pude hacer esquivando estas luces para que las fotos no quedasen muy mal... También es un lugar donde se puden pasar unas horas tanteando perspectivas...










Y como no, ante tanta humedad imposible de no encontrar setas..., aquí unas pequeñitas que nacían entre los líquenes y sobre los troncos...





Bueno, entre tanto y tanto se nos fue viniendo el atardecer encima..., pero antes hicimos la última parada, esta fue a Isla Margarita, le llaman Isla Margarita porque es un especie de islote que se forma en este río dividiéndolo en dos, comunicado actualmente por dos puentes, uno de ellos y más bonito este que os pongo de aspecto más integrado en la naturaleza...



Ya aquí a penas había luz, pero aún así hice lo que pude para sacar algunas tomas aún habiéndome dejado el trípode en el coche... Este lugar me pareció precioso, el suelo cubierto de hojas, el agua fluía en calma entre la vegetación enmarañada..., un encanto de lugar y donde la caída del sol hacía que sintieses una tremenda paz al atardecer...








Y con este suelo cubierto de hojas de otoño me despido hasta la próxima...




Espero que hayáis sentido la esencia de este lugar, esto solo han sido a penas unos cuantos lugares, pero aquello encierra mucho más, muchas más riquezas que tengo pendientes de explorar... Como siempre, gracias por visitarme...

17 comentarios:

José Manuel Gavilán dijo...

Hola Esmeralda. Fantástica serie de fotografías que nos has presentado. Un documento muy ilustrativo. Enhorabuena y un saludo cordial desde Doña Mencía

Luis G. dijo...

Hola, Esmeralda. Encantado de saludarte. Vaya reportaje más majo que nos dedicas hoy. Qué pisajes más maravillosos, con esos contrastes tan subidos de color en esa geología tan asombrosa. Un recorrido fascinante, evocador y muy ilustrativo.

Un beso.
Luis.

Rondeño con vocación de serrano dijo...

Preciosas fotos Esmeralda. Si vais en otra ocasión, no os perdais el bosque de robles situado tras el Cerro del Hierro. Han señalizado recientemente un sendero de uso público que lo recorre. Es uno de los bosques mediterráneos más bellos que he visto y los robles, con diferencia, más grandes de Andalucía.

Gracias por compartir

Rafa Flores

Jose Ramon dijo...

Unas imagenes fantastica el rojo ferroso contrasta con el gris de las rocas de una manera expectacular.
El rio y la seda del agua estan estupendas.
Mis mas sienceras felicitaciones por tan buen reportaje.
Un saludo

Pizarro dijo...

Precioso y bello reportaje , las imagenes son geniales.
Saludos y abrazos Esmeralda.

Julián Andrade dijo...

Unas fotos geniales, hermosas y sorprendentes. Es un lujo poder contemplarlas. Me guardo algunas para mis pinturas.
Saludos

pilar dijo...

ESme, me has dejado boquiabierta. Gracias por atrapar estos instantes de belleza y compartirlso con todos nosotros.
Espero volver a verte pronto por donde tú sabes
Pilar

Ana Manotas Cascos dijo...

Esmeralda tienes un blog fantastico, mis felicitaciones por el.
La serie de fotografia me parecen muy buenas, además muy bien documentadas.
Saludos

aocon dijo...

De tu blog me gusta que a pesar de no conocer muchos de los sitios que visitas y nos enseñas, los muestras y relatas tan bien que la sensación que queda es la de haber estado y disfrutado junto a ti . Un besazo.

Casas de Pizarra dijo...

Bonito otoño el que nos enseñas en este artículo. Gracias.

Lourdes y Jesús dijo...

Siempre nos enseñas sitios que no conocemos en tus reportajes llenos de fotos muy buenas y algunas de ellas que resaltan por su calidad muy sobresaliente. Enhorabuena.

Saludos,

Lourdes y Jesús

Ricardo Baticón dijo...

Hola Esmeralda!

Una vez más me has quedado sin palabras ante la belleza de tus fotos. Impresionantes. Me han encantado todas, especialmente las de blanco y negro. Algunas fotos de las casas en ruínas me ha recordado un poco al pueblo aragonés Belchite, pueblo en ruinas bombardeado por la Guerra Civil.
Precioso todo el reportaje tan chulo de la Sierra Norte de Sevilla. Gracias por este regalo a nuestros ojos.

José Luis dijo...

Hola, Esmeralda que pasada de reportaje fotografico, tanto por su calidad fotografica como por el recorrido que haces muy bien documentadas. Esta vez me lo perdí la proxima vez será. Nos vemos, Besos.

manuel mateo dijo...

¿Qué puedo decirte, Eameralda?.Me ha encantado tu descripción y tus fotografías.Y te doy las gracias por hablar de mi tierra como lo has hecho.Me ha emocionado. ¡Muchas gracias!
Saludos.- Manuel

Luisa dijo...

Te he acompañado....disfrutando....

Julián Andrade dijo...

Esmeralda, tus fotografías son pinturas. El encuadre, la luz y el tema son magníficos, ya sabes que me encantan y suelo utilizarlas de vez en cuando para mis paisajes.
Te deseo una feliz Navidad con tu familia y espero el próximo año seguir disfrutando de tu arte.

juanito dijo...

Desconocida y admirada amiga Esme, he descubierto tu trabajo a través de un compañero de tu club fotografico, lo sigo a traváes de el que me trae todo lo nuevo que haces sabedor de la pasión por la naturaleza que compartimos. Yo dejé de hacer fotografía desde que conseguí sacar a una fotografa de mi vida que me traía a mal traer, pero he de reconocer que viendo tu trabajo me vuelve a despertar la sensibilidad perdida y el deseo de retener- más que una instantanea-la emoción que nos deja en el alma. La natura lo es todo, lo único que nos hace felices sin temos a que nos falle, y tú tienes la virtud de retenerla. Gracias, sigo tu trabajo.