jueves, 22 de diciembre de 2011

Andújar

Estimados todos, antes de que acabe este año quiero compartir con ustedes una vez más, la última de mis experiencia en el mundo natural, espero que os resulte entretenida e interesante pues a nsotros nos resultó ser muy muy gratificante...

Consistió en una escapada a la Sierra de Andújar, como sabéis esta sierra se sitúa al noroeste de la provincia de Jaén y dentro de Sierra Morena. Los días que estuvimos, el tiempo aunque lluvioso no se portó demasiado mal, y nos permitió poder observar bastante bien las especies más emblemáticas de esta sierra... Hasta ahora no había estado nunca por la zona y me transmitió un ambiente muy sobrecogedor, esta sierra es conocida también por la rica fauna que cobija y la posibilidad de poder observarla con relativa facilidad, entre ellas nuestro apreciado lince ibérico y rapaces como el buitre negro o el águila real o imperial...

Aconsejo a todo el mundo que si hace una visita a este parque natural lo haga durante la fecha otoñal, pues su paisaje nos sorprenderá con el gran contraste de tonalidades que nos ofrecen las cornicobras por estas fechas, resultando una atractiva paleta de colores en el monte mediterráneo. El río Jándula es el broche que embellece el paisaje, creando densos valles de vegetación que crece hasta sus orillas, también me llamó mucho la atención la grandes rocas erosionadas de granito que se encuentran amontonadas por toda la sierra, incluso entre las típicas dehesas, esto le dá un aspecto muy singular. Os dejo aquí abajo unas imágenes que os muestran todo esto que os describo, en especial los llamativos colores, anaranjados, rojizos..., de la cornicabra.






La primera mañana que fuimos a investigar la zona nos sorprendió una espesa niebla que a penas dejaba ver a más de cinco metros..., aún así nos dirijimos a ciertas zonas donde ultimamente se había estado avistando al gran gato por si había suerte... Pero la niebla cada vez se hacía más densa y era imposible alzar la vista al monte para hacer cualquier avistamiento, así que nos dirijimos a visitar los embalses cercanos. Ya entrada la mañana la niebla empezó a disipar, en ese momento pudimos sorprender y observar bastante cerca un grupo de ciervas con algunos cervatillos que pastaban serenamente en un pequeño prado..., me gustó mucho esa neblina que suavisaba las texturas y la ténue luz en que se ambientaba...




Resultó muy curiosa la expresión de esta cierva que os muestro bajo este párrafo, que aunque aparentemente de desconfiada, más bien creo que estaba intrigada por ese ser metálico que se le había detenido junto a ellos...



Os dejo también aquí unas imágenes del río Jándula en uno de sus sosegados tramos y donde se creaban bonitos reflejos.





Como dije antes esta sierra me resultó muy sobrecogedora en combinación con su precioso paisaje, pero he de decir que la estrella de esta aventura fue la que la culminó de hacerla tremendamente gratificante, estrella que no fue ni más ni menos que nuestro emblemático lince...

Ya pasado el medio día nos situamos en uno de los puntos donde al parecer se había estado paseando al gran felino ultimamente, era evidente de que allí tenía su paso por la multitud de observadores que había ya posicionados con sus correspondientes telescopios a la espera de su aparición. Inesperadamente, inesperado porque fue antes de lo que imaginábamos, alguien de entre la multitud de ojos que acribillaban el terreno dió un aviso, ya había llegado... He de decir que es imposible que no te invada la emoción en esos momentos, creo que a todos los que estábamos allí a la espera nos pasaría lo mismo, pues en ese momento todo el mundo se desplazó a la carrera y cargados con sus telescopios al lugar donde alguien, y aún no sé quien de los obervadores fue, había visto levantar un grupo de perdices, resultó que ese levantamiento lo produjo el lince al pasar...

"-se ha ido para aquel valle, entre los lentiscos-", nos volvió anunciar otro alguien,"-iros para allá que vá para allá...-"

Todos clavamos la mirada ansiosos entre los lentiscos lejanos por donde se suponía podía aparecer..., que aunque con nervios sabíamos que no se nos escaparía a la vista pues de entre tantos ojos mirando, alguno, si no uno u otro terminaría viendolo, y así fue...

Alguien anunció de nuevo, "-por ahí vá-". Los que aún no lo divisábamos, la mayoría, respondíamos, "-¿pero por dónde?-", "-por ahí por debajo de aquel acebuche-", y algo anerviados volvíamos a preguntar,"-¿pero qué acebuche?-", "-ese que está al lado del pequeño arroyo-" , es increíble como en ese momento todos los acebuches te parecen iguales...

Pero por fin lo vimos, por allí se paseaba tan plácidamente y ajeno, o no, de que miles de ojos lo seguían cada centímetro que recorría... No me imaginaba que fuese tan impresionante, tan grande, tan hermoso, verlo "en persona", era un gran macho precioso... Como testimonio de todo esto que os he contado os dejo estas fotos, que aunque malísimas porque aunque no demasiado lejos para nuestra vista, sí lo era para el objetivo, pero bueno al menos eso, sirven de testimonio y por supuesto como el gran recuerdo e que pudimos ver a nuestro querido lince ibérico en libertad...


Es increíble como el pelaje lo mimetiza tanto en el terreno. En esta otra imágen de aquí abajo fue una de las ocasiones en que lo tuvimos más cerca, lástima que cuando lo enfoqué ya se metía tras ese matorral... También tuve una última ocasión en los últimos segundos de observación cuando se dispuso a cruzar una carretera y se pudo ver bastante bien, pero de verdad que en ese momento preferí poder observarlo que pedérmelo por enfocar y no poder disfrutarlo...


Creo que esta observación, de la que gozamos a rebosar, la conservaremos muy bien conservada en nuestras retinas, y espero que en nuestras neuronas también..., y esperemos que también se conserve a nuestro gran felino de igual manera...

Por último os dejo esta otra imágen de la silueta de otra de la espécies emblemáticas que se pueden presenciar en la sierra de Ándujar, se trata del gran buitre negro, que aunque lo pudimos avistar bastante bien la luz no era muy buena y no pude plasmarlo mejor, pero creo que su silueta nos transmite la gran majestuidad de este gran ave...


Y hasta aquí la última entrada de este año que ya se dá por finalizado, espero que os haya gustado o al menos entretenido un poco... Espero y os deseo a todos que tengáis una buena entrada al nuevo año que nos espera, espero que este año nuestros montes, nuestra fauna, nuestra flora, nuestra naturaleza en general, sea más considerada y protegida por todos. Ya sabemos que en gran parte no está en nuestras manos y por desgracia está en manos de los poderosos su protección y su conservación, pero si todos unidos hacemos una pequeña aportación, aunque sea educar a las nuevas generaciones y concienciarla, quizás entre todos podamos presionar a los poderosos y la cosas cambien, pensad que el poder está en la multitud...


Y como siempre, gracias por vuestra grata visita...

11 comentarios:

Antonio Ruiz dijo...

Enhorabuena Esmeralda por esa fantástica experiencia jiennense y sobre todo por ese lincesazo que viste. Vaya momento que habrás vivido.

Un abrazo!!!

Aquilino Duque dijo...

Que tal Esmeralda, un placer haberte tenido por estas sierras y que hayas disfrutado. Las imagenes magnificas. Anda mandame alguna fotillo curiosa de la sierra para una sección de mi blog que llamo la foto del viernes en el que quiero que participe todo el mundo.
un saludo amiga.

manuel mateo dijo...

¡ Hola, Esmeralda!.
Te felicitamos y te damos nuestra
enhorabuena por esta bonita expe-
riencia por las tierras de Jaén.
Tanto la narración como las imágenes son geniales y transmiten
la gran emoción que debiste sentir
ante esos paisajes, esa cierva, ese buitre y sobre todo ante nuestro rey de la serranía: El LINCE.
Te deseamos un venturoso año 2.012
Encarni y Manuel

Abilio dijo...

Hola Esmeralda que tengas un feliz 2.012 y que sigas disfrutando de la Naturaleza y de la fotografía para que lo compartas con nosotros.
Debe de ser una maravilla y no solo por como lo cuentas encontrarse con un lince "en persona" como bien dices, jajajajaja y yo que me creo privilegiado porque veo corzos jajajajaja, que iluso.

Besitos

Ricardo Baticón dijo...

Esmeralda... aunque con un poco de retraso... Feliz año 2012! y que este año... sea un buen año para todos!

Y que en el 2012 sigamos disfrutando de tus excelentes fotos!

Conry dijo...

Enhorabuena por el avistamiento del lince! Interesantes fotos del paisaje de la Sierra de Andujar en otoño, y el reflejo de la ultima foto del rio esta muy bien. También estan bien bonicas las fotos de la cierva. Un saludo!

Eloy Morales M dijo...

¡Fantásticas imágenes, me encantan! Tienes un blog estupendo, me quedo por aquí para disfrutarlo. Un saludo desde Granada.

Sera dijo...

Ayyy!mira que te dije veces que fueras,sabia que te iba a encantar!felicidades!!

Ars Natura dijo...

Vaya momentazos!!

Sobretodo los avistamientos de lince. Soy de la opinión que primero hay que disfrutarlo y no intentar hacer foto de una observación fugaz porque lo más probable sea que suceda lo que atí te pasó, que ni foto buena , ni observación en condiciones. Así que la primera o primeras veces hay que saberlo saborear en el momento con la observación directa y ya vendrá después la foto, si es que tiene que venir...

Un abrazo.

capataz Manuel Pajaro dijo...

rodscespectacular lo del lince esmeralda te felicito. saludos

Antonio Ruiz dijo...

Muy buenas, Esperanza.

Supongo que conoces los Premios Liebster. Yo he conocido hace unos días la iniciativa y he elegido a tu blog como uno de mis blogs favoritos. Puedes leer en mi blog de qué va el tema si no los conoces, aunque lo dudo.

Un abrazo.