lunes, 16 de noviembre de 2009

Entre pinos y flautas...

Hola a todos..., entre "pinos" y flautas hace mucho que no publico, voy con retraso así que voy ponerme al día publicando aquellas cositas que se me han quedado atrás... En esta entrada os pondré una de las salidas que hice, en la que viendo que se habían animado los níscalos en salir, la finalidad de ésta era el encuentro de gran variedad de setas..., aunque tuve otros encuentros diferentes pero que me sirvieron para consolar el escaseo de éstas...


Nada más bajar de mi casa me fui directa al coche, cuando observo junto a éste en un terraplén, unas garcillas bueyeras que andaban buscando su desayuno..., por supuesto no iba a desaprovechar ese momento en el que con mi escaso objetivo las podría sacar bien de cerca, así que me dispuse sacar tomas de como rebuscaban entre la hierba insectos o lagartijillas... Vaya!!, empieza bien la cosa...!!, pensé yo, entonces animada con las tomas que había sacado a mis garcillas me metí en el coche y puse música para animarme un poquillo más, parecía que iba a ser un buen día fotográfico...




Me puse en marcha dirección al pinar de la Breña, ya en su día publiqué un recorrido por este pinar que comenzaba en Barbate, atravesaba unos acantilados alucinantes y terminaba en la playa de los Caños, pero como ya os hice ese recorrido fotográfico, en esta entrada solo me centraré en la búsqueda de setas que fue a lo que fui realmente... Empecé por otro tramo por donde se llega directamente al pinar, es un pinar bastante denso, donde el matorral lo forman lentiscos, retamas, coscojas, jaras..., entre muchas más, porque es un pinar con mucha vegetación y muy variada, he de reconocer que el momento más bonito para visitarlo es la primavera, que es cuando las plantas florecen y podemos encontrar más especies aún... Bueno aquí os pongo una foto donde se más o menos como es éste...


Comencé a pasear mirando al suelo, pero ninguna seta asomaba entre su sustrato arenoso típico de los pinares costeros..., níscalos quizás era la seta que menos esperaba ver, pues cuando comencé a caminar me encontré con algún recogedor de setas de vuelta y con la cesta vacía, me parece que no había tenido una buena cosecha esa vez... Pero mirando y mirando asomar esta pequeñeces que casi pasaban desapercibidas, una incluso rota o comida por algún animalillo, pero como no había otra cosa mejor le saqué fotos para luego poder identificarla, aunque al día de hoy aún no lo he hecho, creo que es de las más difíciles..., bueno, yo creo que es que estoy bastante pegada en ésto...


Como no encontraba más setas y tenía ganas de echar cuerpo a tierra, me puse a practicar el tumbing con unas piñas de los pinos piñoneros que componen el pinar, que de éstas sí que había en cantidad..., y al menos si no había setas no me iba con las manos vacías...




Pero por fin otra especie también casi oculta bajo la arena y exactamente del mismo color, reapareció ante mis pasos..., también pequeña y con un aspecto casi seco, parecía estar pidiendo agua...




Continué el camino por este bonito pinar, carboneros, petirrojos..., se escuchaban entre los árboles pero se perdían a la vista con gran rapidez, tras perseguirlos un rato con la cámara decidí dejar los pajaritos para otro día y seguir buscando setas, que ese era mi cometido...




Atravesé este cortafuegos que hicieron por si un incedio de verano se quisiese hacer con el pinar, por desgracia estas cosas ocurren...


Es muy frecuente encontrarse estas anidaderas de madera colgadas de las ramas de los pinos, la primavera será un buen momento para ir a observarlas...


Otra vez aburrida de no encontrar más, voví a poner en práctica el cuerpo a tierra con unas florecillas que se encontraban a ras del suelo...


Pocas plantas lucían sus flores por estas fechas, solo éstas y una flor de jara, que no sé muy bien como permanecía allí pude encontrar...


Continué con el paseo, y aleluya!!, una seta más..., con un sombrero rojo y en buenas condiciones se encontraba, allí sola sin compañía de ninguna más, pero parecía muy bonita y no con ese aspecto tan seco..., según mi guía para salir del paso, algún tipo de Russula puede ser, pero hay muchas parecidas..., y yo decía que los limícolas eran complicados...




Tras sacar nuevas tomas de ésta, me dispuse a andar de nuevo y entre las jaras, vaya!, parece que las orugas precesionarias ya están saliendo..., allí estaba ésta dándose el festín de hojas de jaras, son muy bonitas, pero no es muy aconsejable acercarse mucho a ellas, sobre todo el que tenga un perro sabrá el por qué..., sus pelitos urticantes son un grave peligro para éstos, que a veces todo lo que encuentran lo muerden..., así que ya sabéis, cuidaíto si lleváis un perro a un pinar cargadito de procesionarias...





Seguí caminando, aunque ya de vuelta, pero antes de finalizar mi paseo puede encontrar dos setas más, la primara parecía la misma que la anterior, alguna Russula seguro... La última fue justo al final del recorrido, ésta era otra especie, amarilla y carnosa y en un pequeño grupo asomaba entre las acículas...



Bueno, al final no estuvo tan mal la cosa, pero esperaba encontrar gran cantidad de especies en ese pinar..., como ya véis ni un níscalo pude ver, el hombre de la cesta ya me lo dio a entender..., y como ya dije en la anterior entrada aún falta mucha agua para que terminen de arrancar, no sé si tendremos que cantar..., que llueva que llueva la virgen de la cueva..., pero lo que sí, es que los campos están pidiendo agua a voces, esperemos que lleguen pronto...

7 comentarios:

Ars Natura dijo...

Pues claro que es más difícil el reino fungi que la familia de los limícolas, al menos para alguien como yo. Siento no poder ayudarte con la identificación de las especies de setas.

ALE dijo...

Tienes una facilidad impresionante para conseguir que el espectador de tus relatos tenga la sensación de que ha visitado y disfrutado de los lugares que nos enseñas. Las imágenes son muy buenas, eres fotógrafa profesional?. Imágenes y textos, textos e imágenes se encuentran perfectamente integrados en tus exposiciones. Felicidades.

Una senderista. dijo...

Muy buena sección de fotos, sobre todo a ras del suelo, jeje terminarías con toda la ropa llena de agujas de pinos

Abi E. dijo...

Hola Esmeralda, que bueno, que cantidad de fotos, pero setas, setas no muchas, como dices al final se necesita agua, mucha agua aún, que esta todo muy seco.

La verdad es que lo relatas muy bien, siguiendo una linea que haces que te sigamos sin problemas a lo largo de tu paseo, así da gusto.

Un beso

Luis G. dijo...

Tu reportaje me gusta mucho, aunque el objetivo fueron las setas, has arrimado el hombro, o mejor dicho, la vista para obtener unas imágenes de un mundo vegetal diverso y lleno de vida, rubricado por un relato sugestivo y encantador.
Felicidades.
Un beso.

Julián Andrade dijo...

Yo de setas no tengo ni idea y eso que me compré un manual para identificar las que crecen en mi jardin, pero de fotos si entiendo y una vez mas me encantan y alguna trasladaré al linzo. Gracias por el recorrido tan estupendo que he realizado sin cansarme.

Javi dijo...

He caido en tu blog de casualidad pues me ha llamado la atención el título del mismo y tengo que decirte que me ha encantado. Cuentas tus andanzas por la naturaleza con pasión y mucho arte. Se nota en tus textos que disfrutas con ello.
Con su permiso te coge el link para echarte un ojo de vez en cuando.
Saludos!