miércoles, 7 de noviembre de 2012

Santuarios de biodiversidad


Estimados seguidores,

Como ya os dije, aunque con un poco de retraso, en el siguiente episodio os traería las últimas andanzas en busca de nuestros paraísos naturales y de su rica y valiosa biodiversidad. Así que os acercaré de nuevo a esta gran riqueza que tenemos y que, como una gran superviviente, aún podemos contemplar.  

Esta vez tuvo lugar en el mes de septiembre una incursión por los impresionantes parajes del norte de la península. En concreto realizamos una correría por los hermosos bosques asturianos, continuamos el recorrido por tierras castellano leonesas y finalizando éste en el centro peninsular. Nuestro propósito era la adentrarnos en  su paisaje y su cultura, el mundo rural y el mundo natural, y sobre todo en este último, ya que a pesar de los obstáculo y controversias generadas desde antaño, aún conserva dos grandes joyas faunísticas de nuestras tierras, el oso pardo y, el lobo ibérico.

Si hay algo que caracteriza a nuestro país, es la rica y gran diversidad de paisajes y hábitat que existen. Tenemos grandes sistemas montañosos y grandes extensiones de bosques, tenemos impresionantes playas y acantilados, tenemos extensos planicies esteparias, tenemos marismas y estuarios, tenemos islas... Tenemos zonas áridas y zonas húmedas, zonas más frías zonas más cálidas... Todo esto hace que sea un país tremendamente rico, rico en hábitats, y por lo tanto rico en biodiversidad. Creo esto es algo que deberíamos pararnos a pensar más de una vez, quizás sería una forma de apreciar y valorar lo que tenemos y ser consciente de la protección que necesita si no lo queremos perder.


La cuestión es que todo esto que tenemos, por desgracia no es suficientemente valorado, y al no ser valorado no se protege adecuadamente. Una forma de protegerlo es dar a conocer lo que tenemos, su valor y hacer saber la importancia de cada pieza que forma este sistema, y como todo sistema si una de estas piezas falta se desequilibra y falla. Esto es lo que hay conseguir estimados amigos,  conocer cada una de esas piezas, su valor y su vital función en un mundo equilibrado. Y no por el hecho de vivir al lado se conoce, pues sigue existiendo aún conviviendo con esta riqueza, un gran desconocimiento, desconocimiento de porqué eso debe estar ahí, cual es su función y porqué debe ser respetado. Esperemos, que este conocimiento sea cada vez mayor, y que algún día lleguemos a vivir respetando y siendo respetados.

Tras estas breves líneas nos centraremos entonces en qué consistió nuestra visita. La finalidad como ya os he comentado, era la de conocer y adentrarnos un poco más en estos parajes y su fauna, tener contacto con ello, directa o indirectamente.

Comenzamos estableciéndonos unos días en las entrañas del mundo rural en tierras asturianas. Preciosa Asturias, extensos bosques de robles y hayas, verdes praderas, silencio y sosiego, cencerros de ganado...





Aún la otoñada no había llegado a Muniellos, estaba dando comienzo. Algunas hojas de los arces ya se tornaban de color y los hayedos comenzaban a deprenderse de ella. Pero ya poseían sus frutos el serbal, y sus hojas también empezaban a amarillear. 


Los acebos brillaban realzando sus acerradas siluetas, y los líquenes se encontraban cargados de humedad, como es normal en estas latitudes...




Cuando te internabas en los recónditos bosques solo sonaba el silencio, la sensación de saber que por allí había pasado el oso recientemente o que la curiosidad de algún lobo podía estar acechándote oculto y mimetizado en la inmensidad, se hacía latente en todo momento. Mi deseo era escuchar a algún oso cercano derribando ramas, o levantar la mirada y sorprender un lobo observándonos oculto entre los helechos..., aunque tal circunstancia  la consideraba prácticamente imposible, bueno más bien imposible...

Por infortunio mío no fue de tal forma, aunque los rastros de lobo en el camino hacían cada vez más sentir ese deseo.

Pudimos encontrar algunos grandes excrementos de lobo, y también sus huellas que nos contaban que los signatus habían deambulado por aquel lugar... Bajo estas líneas os muestro uno de los grandes excrementos de lobo en el que se aprecia perfectamente restos de pelo de jabalí, y en las siguientes imágenes las preciosas huellas de nuestro gran carnívoro ibérico. No tuvimos la suerte de encontrar las huellas del oso, pero sí que tuvimos alguna inesperada y gran sorpresa durante estos días...

Excremento de lobo ibérico (Canis lupus signatus)

Huella de lobo ibérico (Canis lupus signatus)

Rastro del trote lobero

No, no fue durante un paseo en el interior de un bosque pero sí, la casualidad hizo que durante esos días un espléndido y magnífico ejemplar de osa se hallaba rondando la ladera de una montaña, el animal se encontraba muy cercano a la carretera y bien visible desde donde sin problema la pudimos observar sin problema... Lo presenciamos en varias ocasiones pues la osa permaneció en aquel lugar durante algún tiempo. Los primeros días con lluvia se me hacía imposible hacer tomas, pero el tiempo mejoró y hubo un momento donde la pudimos disfrutar y observar con detalle. Impresionaba ver como en su afán de comer frutos de escuernacabra, arbusto que alcanza gran tamaño y cuyos frutos forma una parte importante de su dieta , tronchaba grandes ramas incluso trepaba y se encaramaba encima ellas. Sin duda estos frutos deben ser exquisitos para los osos... Os dejo amigos estas imágenes, que aunque de no muy buena calidad pues la luz nunca es la adecuada..., se aprecia bien a nuestro impresionante oso pardo.



Oso pardo (Ursus actos)

También os tengo preparada una pequeña sorpresa más, en uno de los momentos tuve la ocasión de sacar un pequeño vídeo, un vídeo en el que podréis apreciar mejor todo esto que os he comentado. Os muestro un pequeño corto del gran oso pardo en libertad...


Creo que con esta hermosa contemplación nos pudimos dar por satisfechos, aunque yo siempre quiero más... Este no resulto ser el único avistamiento de este gran animal, en una ocasión también observamos fugazmente otro ejemplar en un puerto de montaña, parece increíble que una animal tan escaso lo pudiésemos presenciar, creo el factor suerte sin duda también es necesario...

Durante los días que estuvimos en la zona también tuvimos la ocasión de colocar la cámara trampa en un par de ocasiones, obteniendo también alguna que otra, sorpresa, inclusive una pequeña anécdota y sucedida hace unos días, algo increíble y que os contaré al final de esta entrada.

Bueno, tras haber exprimido una parte, y saboreado estos verdes paisajes asturianos y también parte de zona más costera, como Llanes, y parte de su sierra como la sierra del Cuera, como ya he dicho el itinerario continuó por tierras leonesas, en concreto nos dirigimos hacia tierras Zamoranas, la sierra de la Culebra, donde esperábamos ansiosos algún que otro encuentro más... Esta sierra aunque menos escarpada y con menos vegetación, tiene algo, algo se respira en su ambiente, en sus extensos páramos y en sus bosques, puede que sea su presencia, la presencia de nuestro otro gran carnívoro el lobo ibérico. La sierra de la Culebra es una sierra que fue deforestada de sus bosques de robles y castaños para ser repoblados con bosques de pino para su explotación. También estas comarcas fueron declaradas reserva nacional de caza, por lo que es el único lugar donde se permite la caza del lobo ibérico.



Una vez aquí nuestro propósito era la de tener algún tipo de avistamiento del gran cánido, pero esto creo nos resultaría algo más difícil, dado el carácter escurridizo, astuto, y actitud huidiza de estos animales hacia los humanos, creo sería una tarea algo difícil en el poco tiempo que estaríamos... También en algún momento nos centramos en el mundo rural, dedicamos algo de tiempo a la visita de los pueblos de la zona y su cultura. Pueblos zamoranos castizos y de una pureza inigualable, como por ejemplo Villardeciervos, pueblo que conserva la arquitectura típica de la zona.





Algunos son pueblos casi fantasmas y con claros signos de abandono, algunos integrados incluso por cuatro o cinco casas. Su arquitectura de apariencia medieval hace trasladarte en el tiempo, pues parece que éste no ha pasado por ellos... Son enclaves muy valiosos y que sin duda merecen la pena no dejar de visitar.

Y volviendo a la fauna... Sin perder la ilusión durante los pocos días que estaríamos, nos acercamos a zonas de esperas donde nos informaron de la existencia de una manada, la cual se había estado presenciando con los cachorros días anteriores. Espera tras espera no hubo nada que hacer, los lobos creo son demasiado listos para dejarse ver tan fácilmente...

Lo que sí pudimos encontrar durante los recorridos que hicimos fueron sus rastros, rastros de sus huellas y excrementos, y en una de las ocasiones restos de una presa que cayó entre sus colmillos que debió ser un venado, siempre encontrar estas evidencias te ponen los pelos de punta..., de entusiasmo en mi caso... Os lo muestro aquí abajo...



Pero aunque no conseguimos tener el encuentro con el lobo ibérico, si se doy un acontecimiento también inesperado y del que pensaba sí que sería imposible que se diese. Una de las noches que volvíamos por uno de los caminos, tuvimos la gran suerte de poderlos escuchar... Escuchamos los aullidos de la manada, fue un breve instante el que duró, pero el suficiente para quedarnos embelesados escuchando la melodía. Comenzaron pequeños aullidos como si una orquesta hubiese acabado de empezar, a continuación se sumaron poco a poco los aullidos del resto de los miembros de la manada. Era una combinación perfecta de notas musicales, notas finas y melodiosas, la mejor sinfonía del mundo. Preciosa, jamás se me olvidará esa música, la música de los lobos...

Bueno amigos, espero que toda esta historia la hayáis leído con entusiasmo, termino contando la pequeña anécdota de la que os he hablado y que fue causa de mi gran despiste, pero bueno un despiste bien recibido... Como os comenté tuvimos la ocasión de colocar la cámara trampa en alguna que otra ocasión, nos llevamos alguna que otra sorpresa, la marta, la gineta, el zorro... Pero lo más curioso, es que visualizando hace unos días las fotos obtenidas para realizar esta entrada y que supuestamente ya había revidado, en una de ellas me llamó la atención una forma oscurecida en el extremo saliente del encuadre. Parecía ña forma de  una pierna, pensé que era una de mis piernas que normalmente se captan cuando pongo o recojo la cámara, pero algo no coincidía... Me dispuse a aclarar dicha foto en un programa informático, con la gran sorpresa de que, esa sombra que una vez fue tomando calridad resultó ser la cadera de otro gran oso. Habíamos fototrampeado al oso muy cercano al lugar donde nos alojábamos, por no decir justo al lado!! Qué cosas, y yo sin saberlo hasta ahora....

Os dejo las dos fotos registradas para que lo comprobéis ustedes mismos, y ya pues os riáis un poquito de mí, pues me lo merezco por no revisarlas bien. También espero toméis nota y nunca dejéis una foto fototrampeada por más que os creáis que no hay nada sin revisar, siempre te puede llevar alguna que otra, sorpresa...

 Oso saliendo de la foto por el angulo superior derecho

                                           Oso situado en el extremo superior izquierdo de la foto

Y ahora sí, para terminar os dejo otro vídeo, donde se recopila una parte más de fauna que pudimos presenciar, por una parte el precioso rebeco en Asturias, avutardas en Villafáfila, y algún que otro fototrampeo más... Espero que os guste, poneros los auriculares, subid el volumen y disfrutar de la música, y por su puesto, de las imágenes...

Estimados amigos, recordad, pararos a pensar, pensad en las cosas tan grandiosas, tan valiosas que tenemos, los paisajes tan impresionantes, la fauna tan increíble, pararos a pensar, que todo esto que tenemos hay mantenerlo y protegerlo, y para ello hay que luchar, luchar por todo lo nuestro porque nadie nos lo quite y nadie lo destruya, porque forma parte de nosotros, y si desaparece todo esto, desapareceremos nosotros también...

Como siempre, gracias por vuestra visita...


10 comentarios:

Jerónimo Milán dijo...

Increíble esmeralda. Acabo de descubrir tu blog y me parece tan espectacular como esta última entrada. Una maravilla. Me hago seguidor y enlazo con el mio de inmediato. Felicidades por tu rincón y saludos desde mi Terruño.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Esmeralda, en primer lugar felicitarte por tan estupendo reportaje.
Vaya suerte poder ver un oso en libertad y de la forma que lo has visto tu y encima fotografiarlo y grabarlo.
Asturias es un paraíso natural en toda regla y el norte de Catilla y León también incluido Burgos, jejeje.
He disfrutado como un chiquillo con zapatos nuevos leyendo tu reportaje y viendo las fotos.

Besos

José María Fernández Zapata dijo...

Preciosa entrada y mejor viaje. Felicidades.

Jorge Falagán dijo...

Enhorabuena,
bueno está bien que no vieras los lobos, así tienes que volver je,je

A ver si para esa coincidimos
un saludo

PD. Los lobos se pueden cazar en todo Asturias, Galicia, Cantabria y todo Castilla y León al norte del Duero (León, Zamora, Palencia, Burgos, Valladolid...)

Joaquin dijo...

44Maravilloso reportaje y preciosas fotografías. No hay nada mejor que acompañar un relato con una serie de buenas fotografias que transmiten con tanta eficacia a los demas tus propias vivencias personales. Gracias por hacernos partícipes de ellas. Un a brazo de Lourdes y Joaquin.

Ars Natura dijo...

Vaya días más bien aprovechados!!!

Ver varios osos, escuchar a los lobos en la noche, observar las aves voladoras más pesadas del mundo...

Puedes presumir de haber vivido momentos fantásticos en la naturaleza!

Un abrazo Esmeralda.

rutinasvarias dijo...

Hola Esmeralda. Muy buena entrada en la que describes unos lugares que me resultan tan familiares. Parece que pasaste muy rápido por tierras leonesas. Atravesaste Laciana, Alto Sil, Bierzo y Cabrera. En todo esos territorios hay tanto tema o más que donde estuviste.

Paso a menudo por el lugar de la foto de las huellas de lobo en el carbón. Soy un fanático de esa carretera.

Y no te quejes de esa foto de oso, no están nada mal. Mira tú por ahí a ver cuantas ves así. Muy buenos los vídeos. Acabasteis en Villafáfila, no está nada mal. Saludos.

Glayo dijo...

Precioso blog, Esmeralda, una auténtica maravilla. Enhorabuena.

Irina Lopez dijo...

Hola, muy buenas :) Soy una aficionada a la fotografia y soy nueva en esto de los blogs y me gustaria que visitaseis el mio: http://lafotografiaesnuestravida.blogspot.com.es/
Muchas gracias !
PD: Bonito blog, sigue asi !

Ivan Rocamora dijo...

Hola,te felicito por el blog, tienes fotografías impresionantes ,sigue por este camino llegaràs dònde tu quieras llegar